JUEGUE Y RÍA 


Con Mi alegría
Aprendemos y Jugamos
   en ésta vida enferma
 caprichosa hasta la madre
    compra perfumes
brilla en sociedad la muy culera
  que como toda cucaracha         
regocijada en Mi alegría
(La A va Alta: Mi Alegría)
     pregunta casual:

“¿Por qué tan cobarde espera el canto del gallo?
    ¿Por qué tanta payasada si no le publican sus traumas?        
      Mmm ¿Cómo le va en la suma de su cuento de hadas:
            aquella chica soñada, el departamento de lujo y las 365 desvirgadas?”

    Y qué, -le digo- cuándo le digo “te amo”
     y arranco su corazón, devoro sus ojos,
         escupo esos labios firmes
     riendo de su encantadora personalidad en el
 “Servicio a la comunidad informa…”
      que te reviento en la cara Mi Alegría
   cachetada con guante blanco
      que desde el techo cae majestuosa
   cagada en los juguetes de química, en el microscopio
  y con el kit de biología,  Mi Alegría parsimoniosa
     disecciona sus horrendas ranas
pide permiso a su amada y su amiga y a su pinche madre
      para salir de coqueta a la vida puñetera
aprendiendo y jugando  a ser cocainómana 
     en el mejor de los monstruos posibles
         ¡a la chingada Mi Alegría!
             porque en la verdadera Comedia
                la Comedia del mundo
                   la vida acaba en cada segundo








Comentarios