Publicado en M Semanal... Choking Game: el que se muera pierde..


CHOKING GAME

El “juego del ahorcado” nunca había sido tan literal.  Se llama Choking game o juego de la asfixia, y consiste en apretar la arteria carótida para restringir el flujo de sangre a la cabeza para inducir un breve desmayo. El “despertar” da lugar a una súbita oleada de oxígeno al cerebro provocando una sensación de euforia. De forma voluntaria es jugado por niños, adolecentes y adultos de ambos sexos. No obstante, en algunos casos se produce hipoxia cerebral o la muerte.
Los nombres del juego varían según la maniobra, las formas o la ciudad donde se juegue. “Black out game”, “Elevator”, “California knockout”, “Dying game”, “Choke out”, “Dream game” y “Passing out game” son algunos de sus nombres populares. Otros nombres se caracterizan por su ironía: “Funky chicken”, “Rocket ride”, “Harvey Wallbanger”, “Space monkey”, “The fainting game”, “Trip to heaven”.

MODOS DE JUEGO

Como en un video juego existen las modalidades campaña o solitario. Aunque sin normas bien establecidas, hay diversas técnicas cuya única regla es despertar para no perder. Modos sutiles de auto asfixia por hiperventilación son aplicados por niños. La forma más contralada la utilizan militares estadounidenses, pero hay quien emplea métodos menos rigurosos con los cuales llanamente terminan estrangulándose. A pesar de las variedades el juego tiene etapas definidas en el modo campaña: hiperventilación, auto asfixia y/o estrangulación.
Los niños y los militares juegan el modo campaña. Los primeros, por su complexión y falta de conocimiento suelen utilizar sólo la hiperventilación y auto asfixia, aunque no es regla. En cuclillas, posición que permite liberar el aire de los pulmones con mayor rapidez, se hiperventila algunos segundos o hasta un minuto. Los otros jugadores cuentan en voz alta; en solitario el conteo es mental. Con la presión abdominal se llega una moderada falta de oxigeno, al levantase retienen el aire con el pulgar en la boca durante algunos segundos. Así se consigue el desvanecimiento.
Los niños Estadunidenses, (en su mayoría de entre 9 y 14 años) lo consideran un ritual de tránsito a la adolescencia y, en los últimos años ha ocupado un lugar relevante en el internet, donde también se le conoce como “droga natural” por el “efecto placentero” -causado por la sangre al regresar en oleada al cerebro- pero sin las repercusiones del alcohol u otra droga y, sin el regaño de los padres.  La sensación al despertar, se dice es “cálida y difusa”. Algunos afirman que se siente un “cosquilleo”. Se compara al efecto de cuando el cerebro muere. De hecho durante el “viaje”, células cerebrales mueren sin posibilidad de regenerarse.
Se juega por el placer práctico e inmediato que obtienen sin costo aparente alguno. Sin embargo, en algunos casos la presión arterial provoca infartos y, en la caída por el desvanecimiento puede haber daños en la cabeza o nuca al golpearse contra el piso, un mueble o algún objeto o se pueden romper alguna extremidad. Después de perder el conocimiento las funciones básicas como la memoria, balance y el sistema nervioso central comienzan a fallar. Quedan moretones en el cuello, hay pérdida de memoria y hemorragias retinianas. También están las posibles repercusiones de un golpe en el mejor de los casos Hay que añadir las posibles repercusiones de un golpe, en el mejor de los casos, pues su práctica continua provoca convulsiones y daños cerebrales que pueden llevar a un estado vegetativo o incluso a la muerte.
Los militares estadounidenses utilizan una técnica que sin duda parece la más eficaz, rápida y cuidadosa: en una silla el jugador hiperventila, mientras otra persona lleva un conteo en voz alta. Cuando ha pasado el tiempo necesario el jugador sostiene la respiración y levanta los brazos con los codos a la altura de sus hombros. La persona que lleva el conteo aplica una llave jiu jitsu conocida como “mataleones” hasta desvanecerlo. Otros modos se aplican presionado puntos clave del cuerpo para asfixiar, el “abrazo del oso”, comprimir el pecho con las palmas o colocando objetos pesados. Como sólo se necesitan algunos segundos de presión sobre el jugador, con los brazos levantados es posible distinguir cuando el desmayo ha sido exitoso y por ende liberar al jugador de la estrangulación: cuando los brazos caen a los costados con debilidad es evidente el desmayo. Esto reduce el peligro de prolongar la asfixia luego del desvanecimiento y al mismo tiempo asegura la momentánea inconsciencia del “irse a negros”.
Un punto clave en el modo compañía es la posición del jugador que asfixia. Por un lapso de tiempo su papel es el de inducir la muerte cerebral; tiene que poseer un nivel de insensibilidad para aceptar el rol y estar consciente que provoca vértigo y angustia en el asfixiado. Esto significa estar ante una situación de estrés donde una persona tiene el control de una vida con la que puede excederse y terminar el juego. Por un momento simula “matar” al otro, con el placer que eso se supone, implica,  pero con la ventaja que después de unos momentos la víctima despertará sin que al “ejecutor” le lleguen las repercusiones del cargo de consciencia ni las de la ley. Se libera un instinto cuando hay supremacía sobre la víctima que se entrega al juego asegurando el placer en ambas partes.
En el Choking Game modo solitario se aplican diversas formas de estrangulamiento provocado con cuerdas,  sogas, camisetas, pañuelos o correas para perros o bolsas de plástico en la cabeza. El juego se lleva a cabo según consideraciones del jugador, con su mucha o poco información.  Algunos artículos hablan que los jugadores comenzaron a utilizar bufandas o corbatas azules con la intención de diferenciar el juego de la asfixia del suicidio propiamente. Esto se debe a que algunas veces el médico forense daba el diagnostico equivocado al encontrar un adolescente ahorcado en su cuarto.
El modo solitario se relaciona con la hipoxifilia y/o asfixia auto erótica. Que consiste en impedir la respiración de la pareja o la propia obstruyendo vías respiratorias cubriendo con plásticos y látex con el fin de obtener o mejorar el orgasmo disminuyendo la entrada de oxígeno para aumentar el placer.
En 1996 la empresaria Sharon Lopatka buscó quién la matara por asfixia. Su caso fue ampliamente difundido por ser el primer homicidio consensual mediado a través del internet.

NIVEL: FUNKY CHIKEN

En 2011 se contabilizaron 939 muertes de jóvenes atribuidas al Choking Game según las estadísticas del Games Adolescent Shouldn´t Play (GASP). Ésta mediación, que comienza desde 1934,  presenta una clasificación por año y por país y, recopila datos de mortandad basándose en reportes forenses. Otra fundación marca alrededor de 800 decesos y en otras muestras se registran 521 muertos. A pesar del claro incremento en las muertes de jóvenes de entre 9 y 17 años,  no es posible llevar una cifra exacta o trasparente sobre el tema, puesto que el juego solía confundirse con un suicidio. Así que un suicidio puede ser contabilizado en la estadística del juego o el juego en la estadística del suicidio lo que complica percibir la diferencia. No obstante las redes sociales, las llamadas y mensajes telefónicos dejan indicios en el tema; así es posible descubrir si los adolescentes tenían conexiones con el juego. De hecho una joven después de morir,  dejó una “base de datos” sobre compañeros que practicaban el juego. Sin embargo, sólo se puede especular si se trataba de un “club de la asfixia” o si eran amigos que habían practicado el juego una vez o algunas veces. Utilizar corbatas y bufandas azules suele ser otro distintivo para marcar ésta diferencia.
Según un estudio del Center for Disease Control and Prevention (CDC)  de EU, 11% de jóvenes entre 12 y 18 años y un 19% de jóvenes entre 17 y 18 años lo han practicado alguna vez.  Un estudio reciente afirma que uno de cada siete estudiantes universitarios encuestados en la Universidad de Texas ha participado en el juego de la asfixia: una encuesta respondida por unos 837 estudiantes de la universidad indicó que 16 por ciento de ellos declaró haberlo jugado; de estos el 72 por ciento ha jugado más de una vez y afirma que los hombres juegan más que las mujeres. La edad promedio para comenzar el juego es de 14 años. Lo hacen influidos por la trasmisión oral o por medio del internet  y la “curiosidad” acerca de los efectos de la estrangulación fue el móvil de los jugadores.
En  Colorado la policía de Wheat Ridge ha levantado cargos por asfixia a la niña de 13 años Gabrielle Abuzahra. En el baño del colegio Everitt Middle jugaban al Space Monkey   junto con otros cuatro compañeros. Luego de asfixiar a su compañera cayó al piso rompiéndose varios huesos de la cara. Aunque es una niña, la policía considero que es un delito imprudencial. De la escuela fue suspendida una semana. Los otros 3 niños fueron castigados dando pláticas en el colegio sobre los riesgos del juego.
GAME OVER

En EUA, Canadá y últimamente en Gran Bretaña y Australia se llevan a cabo programas educativos sobre el Choking Game. The DB Foundation, Inc es una organización fundada en 2006 que opera sin fines de lucro conformándose por padres de familia, maestros, médicos y oficiales con la intención de promover la educación, sensibilizar, reducir muertes y lesiones causadas por el juego en los adolescentes. Sostienen la página www.chokinggame.net y un perfil en Facebook. Existen programas para certificar entrenadores que eduquen sobre los posibles riesgos. Intentan desmitificar la idea de que el Choking Game sea un “juego” teniendo en mente que la prohibición del juego incita. Tienen secciones de historias, ayuda, foros de discusión y videos difundiendo y explicando a detalle las consecuencias del juego de la asfixia.

Comentarios